«Ver una momia impresiona»

La calagurritana Fe San Segundo ha participado en el hallazgo del sarcófago de una cantora en Egipto

Fuente:

Danzaban, cantaban y tocaban instrumentos en las ceremonias a Amón- Ra, el rey de los dioses en el antiguo Egipto. La momia de una esas cantoras, que formaba parte del servicio religioso que había en torno a la divinidad, acaba de ser descubierta gracias al trabajo desempeñado por un grupo de arqueólogos españoles en el área de Al Asasif de Luxor, población edificada sobre las ruinas de la ciudad de Tebas, que fue capital del Imperio Nuevo del Antiguo Egipto y del IV nomo del Alto Egipto.

 

Entre ese equipo de investigadores se encontraba Fe San Segundo González, una calagurritana, afincada en Madrid, a quien su pasión por la historia y, sobre todo por la cultura egipcia, le llevó a formarse en este ámbito -una vez comenzó su jubilación- en el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto. Ahora es una de las voluntarias que participa en las expediciones del Proyecto Visir Amen-Hotep Huy, dirigido por el egiptólogo Francisco Martín Valentín junto a Teresa Bedman . «Éste ha sido el sexto año de la misión y yo llevo participando cinco», explica Fe, «muy emocionada» con el hecho de haber estado presente en el descubrimiento de un sarcófago con su momia. «Ha sido una gran suerte porque la momia estaba entera, cuando en otras ocasiones aparece deshecha o muchas veces el sarcófago se encuentra vacío», dice.

Esta calagurritana, de 63 años de edad, llegó a Egipto con el resto del equipo de la expedición, entre los que también se encontraba su marido, el pasado 3 de octubre. «Hemos estado dos meses y medio» y «como siempre, en el último momento saltó la liebre», comenta sonriente. El 1 de diciembre apareció el sarcófago, que presentaba «muy buenas condiciones», destaca. «Era algo que no nos esperábamos. Había mucho miedo en el momento de sacarlo porque hay que tener en cuenta que tiene 3.000 años de antigüedad y había que hacerlo con mucho cuidado para que no se desintegrase nada», recuerda Fe San Segundo.

 

El sarcófago pertenece a una sacerdotisa a caballo de las dinastías faraónicas XX y XXI. Su hallazgo es muy importante, ya que debido a los constantes saqueos que ha sufrido Egipto no es frecuente encontrar tumbas con su momia intacta. La relevancia del descubrimiento es tal que la apertura oficial del sarcófago se hizo delante de la prensa internacional. «Ver una momia tan cerca impresiona un poco», confiesa esta calagurritana, quien en Madrid ha estado trabajando para la empresa Telefónica. «La verdad es que huele muy mal porque después de desenterrarla las esporas se reactivan y eso es lo que causa el olor», aclara. «Estoy muy orgullosa de haber estado allí y haber estado presente en algo así», subraya, porque «quién me iba a decir que, a mi edad, iba a tener está oportunidad».

 

El trabajo de Fe en las excavaciones, centradas en la tumba del visir Amen-Hotep Huy, en la necrópolis de Assasif, ha consistido fundamentalmente en la parte de fotografía y documentación. «Tengo que catalogar todas las piezas, separarlas, asignarles un número y saber si tienen que pasar a restauración», comenta esta calagurritana que siempre que viaja a su ciudad natal aprovecha para «pasear por el casco antiguo».