El Instituto de Estudios del Antiguo Egipto presenta en Madrid su importante hallazgo en la excavación financiada por la Fundación Gaselec

Fuente:

 

El descubrimiento supone una "prueba irrefutable" de una corregencia entre Amenhotep III y su hijo.

El pasado martes el director del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto (IEAE), Francisco Martín Valentín, presentó junto a Elsayed Soheim, consejero de Cultura del Instituto Egipcio, y de Mohamed Mohsen Ismael, agregado de Turismo de Egipto en España, el descubrimiento que supone una "prueba irrefutable" de una corregencia entre Amenhotep III y su hijo y que, en su opinión, zanja una vieja polémica entre los egiptólogos acerca del asunto.

 

Según explicó Francisco Martín, en la capilla de la Tumba del Visir de Amenhotep III, Amen-Hotep Huy, en la necrópolis de Tebas, se ha encontrado una representación de los nombres de los dos reyes, Amenhotep III y Amenhotep IV, padre e hijo, coronados al mismo tiempo, con los dos nombres del protocolo real en los fustes de cuatro columnas enfrentadas en el mismo espacio y estando seguidas en hilera.

 

Tras ser sometido durante meses al riguroso examen de un comité de especialistas del Ministerio de Antigüedades egipcio, el pasado mes de febrero este descubrimiento fue validado y presentado ante la comunidad internacional.

Tal y como expresó el director del equipo español, estos relieves no sólo obligan a revisar la cronología de la decimoctava dinastía, sino también a replantearse otras cuestiones clave de la egiptología como la revolución monoteísta o la paternidad del afamado Tutankamón.

 

En la rueda de prensa, y ante la gran expectación de un auditorio repleto de medios de comunicación, los ponentes comunicaron que los planes de la misión española y el Gobierno egipcio son restaurar la capilla cuando finalice su excavación de cara a abrirla al público para que pueda ser visitada por los turistas. El trabajo de los arqueólogos españoles podría ser contemplado en tres o cuatro años, siempre y cuando el área que queda pendiente de excavar no depare ninguna nueva sorpresa que eche por tierra esta planificación.