El equipo del IEAE descubre el sarcófago y la momia de una cantora de Amón

Fuente:

La misión española del instituto de estudios del antiguo Egipto, IEAE, ha descubierto, en la Tumba número 28 de Assasif, en el desarrollo del ‘proyecto visir Amen-Hotep Huy’ financiado por la Fundación Gaselec, el magnífico sarcófago de una cantora del dios Amón-Re datado en las dinastías XX-XXI, hacia el 1.100-1.000 a.c.

 

El director del equipo, el doctor Francisco Martín Valentín, explicó que se trata de “un sarcófago con inscripciones preciosas” de una cantora-sacerdotisa que vivió hace unos 3.000 años y que supone un importante hallazgo porque, debido a los saqueos, no es frecuente encontrar sarcófagos con su momia intacta.

 

El egiptólogo español afirmó que el ataúd fue descubierto en el interior de la tumba de Luxor en la que llevan trabajando seis años, y que tanto el sarcófago como la momia se encuentran en buenas condiciones.

De su estudio esperan que aporte más datos sobre la necrópolis en la que trabajan, ya que se han hallado pocos sarcófagos de esas dinastías, y sirva también para obtener información de «la clase social de la sacerdotisa y de las creencias religiosas del momento», indicó Martín Valentín.

El Ministerio Egipcio de Antigüedades anunció el descubrimiento en un comunicado, precisando que data del tercer período intermedio faraónico, 1075 y 650 a.c.

 

Mamduh al Damati, ministro de antigüedades, precisó que se están llevando a cabo actualmente labores de restauración y limpiado de los grabados del sarcófago para conocer más detalles de la cantora, entre ellos su nombre.

 

Por su parte, Abdel Hakim Karar, director de antigüedades del alto Egipto, dijo que el sarcófago está fabricado en madera y yeso y que sus dimensiones son de 180 centímetros de largo por 50 de ancho y por 48 de alto. La momia tiene los brazos cruzados, una peluca con una corona de flores y un collar, mientras que las facciones de su rostro están esculpidas con mucha precisión. Los laterales del ataúd contienen jerogíficos y grabados que representan a las divinidades Anubis, los cuatro hijos de Horus, y Osiris eIsis entre otros.

 

Este descubrimiento se produce después de que en mayo, una misión francesa hallara tres sarcófagos, cada uno dentro del otro como si se tratara de las típicas muñecas rusas matrioskas, pertenecientes a una cantante del coro sagrado, también del Tercer Período Intermedio, en la necrópolis de Saqara, al suroeste de El Cairo.

 

Gracias a la labor del  equipo en el último mes, descubrieron las tumbas alrededor del patio, a modo de estructuras con su impluvio de entrada, rodeadas por un muro. En estas construcciones se aprecia la entrada con un pequeño vestíbulo y un pasillo que conduce a la tumba.

Según los restos hallados,  pertenecientes a la dinastía XXVI, ya que lo constatan cabezas de cobra en madera policromada, que pertenecerían a un trono, o los conos funerarios de altos funcionarios. 

 

Bajo estas capas les esperaban dos metros de restos que finalmente han sido los vestigios de un sarcófago faraónico.