Amanece un nuevo día en la necrópolis tebana.

 

Después de la emoción que produjo en todo el equipo la visita del Sr. Embajador de España en Cairo, volvemos a la rutina diaria.

 

Tal como se tenía previsto, hoy hemos comenzado por bajar desde cota 1,25 en las catas M-6 y 7. Esta zona, ha sido el “almacén” de elementos arquitectónicos de la propia tumba, que por sus grandes dimensiones, no se pueden mover y ser depositados el los almacenes de la zona superior. Son arquitrabes, columnas, capiteles…. Siguen depositados en la propia tumba, pero fueron movidos por los obreros el jueves y han sido depositados en la catas M2 y 3 donde ya hemos bajado a roca madre. Ahí permanecerán hasta la próxima campaña donde ya pasaremos a desarrollar una labor epigráfica importante pues debemos dibujar todos los jeroglíficos para, cuando proceda, volver a insertarlos en su lugar original.

 

Para nuestra sorpresa comienzan a aparecer numerosos fragmentos pequeños de relieves confirmando lo que ya apuntábamos el jueves, que las dos jambas de la puerta que daban al corredor central, que se encuentra inacabado, tuvieron hermosos jeroglíficos, de la misma factura que los localizados en la puerta de entrada.

Luxor, 9 de Diciembre 2012