Entre unas cosas y otras nos habíamos acostado a las 3 de la mañana, pero sobre las 6, abrimos el ojo para ver el primer amanecer y contemplar, la Montaña Tebana, a la Gran Señora de Occidente.

 

El aire fresco de la mañana nos indica que la temperatura es buena, y no hace demasiado calor.

 

Después del desayuno empezamos a desempacar todo y a colocarlo en su sitio. Sobre las 12 nos reunimos todo el equipo para ir a Luxor a comprar comida, cambiar dinero.

 

Los chicos están nerviosos, esto se ve reflejado en sus caras. Lo miran todo, lo preguntan todo. Quieren empaparse de esta cultura y de este país en poco tiempo, pero no se dan cuenta que aquí el tiempo se detuvo, que las horas no tienen 24 horas, que las prisas las dejamos en Madrid…. Y que ahora toca contemplar la montaña, al gran padre Nilo…..

 

Cuando llegamos a Luxor, nos entra un poco de desolación. Las calles están vacías, los hoteles cerrados, los bancos cerrados…. Los últimos coletazos de la Revolucion han dejado al país sin turismo y por lo tanto sin su gran fuente de ingresos.

 

Pero a pesar de esta gran crisis en la que anda sumergidos, vemos a la gente feliz, y por primera vez en dos años, CON ESPERANZA.

 

Ya no se ven esas largas colas para comprar el pan. Las gasolineras ya tienen suministro normal de combustible y poco a poco, es nuestro deseo, el país se irá normalizando.

 

Parada obligada hoy era comer en Pizza Roma, y ahí hemos ido a comernos la mejor pasta de Luxor.

 

Después súper y de vuelta a casa.

Luxor, 4 de Octubre 2013