A primera hora de la mañana Francisco tenía una reunión en Luxor, en la oficina del Servicio de Antigüedades para entregar los papeles que fue a recoger ayer a Cairo.

 

Mohamen Aasen, se encontraba en su oficina, como siempre rodeado de miles de documentos que esperaban su firma.

 

Después de tomarnos un té, caliente como un demonio, mas propio para el frío de otros lares (en Tebas estos días estamos alcanzando una temperatura de 47º), un rato de conversación, de preguntarnos por las previsiones para esta campaña y desearnos lo mejor de lo mejor, salimos de la oficina del Servicio, para encaminarnos hacia Karnak, donde nos estaba esperando nuestro colega y amigo Salaj y también Warda, que se está descubriendo como una promesa viva de la egiptología local. Warda, es una niña de Gurna muy especial para Teresa. Nos ha contado que ya se ha matriculado para hacer el primer curso de doctorado una noticia muy prometedora.

 

 

Asasif, 30 de Septiembre 2010