En la necrópolis Tebana, amanece un nuevo día.

 

Entre los trabajadores se notaba ya aires de fiesta. Mañana es viernes, día del tradicional descanso pero el sábado y el domingo se celebra la Fiesta del Cordero, donde cada cabeza de familia de cada casa sacrificará un cordero que después las mujeres cocinarán y comerán entre todos. 

 

Por lo que estamos ante un “puentazo” que diríamos nosotros.

 

Sobre las 8 de la mañana ha venido a recogernos nuestro conductor, ya que el próximo lunes se caduca la “Visa” de permanencia en el país. Desde la revolución de Enero, los visados de entrada se ha reducido por lo que nos tocaba renovarlo. Todo el equipo salvo el restaurador Ahmed y el arqueólogo Mahmoud, que se han quedado en el yacimiento, hemos tenido que cruzar a Luxor a la policía, para tramitar sus permisos. 

 

Algo que en principio debería ser algo rápido nos ha llevado seis horas. 

 

Viendo que las cosas se alargaban hasta el infinito, y que hoy era día de pago por parte de Teresa, Chema ha ido hablar con el Comandante de la Policía, les hemos contado quienes éramos, que teníamos que volver al West Bank, y que si uno de nosotros se podía quedar a recoger los pasaportes con los visados de todos. El Comandante se ha mostrado muy solicito a ayudarnos y se ha quedado Sergio mientras que el resto ha regresado al yacimiento.

 

Con este contratiempo, la verdad es que la jornada se ha hecho muy corta.

 

A las 12,30 como cada día para los obreros, se ha terminado la jornada y ha llegado el momento del pago de su salario de los últimos diez días.

 

Tras desearnos todos un “Feliz Año Nuevo” a la 1,30 se ha dado por cerrada la excavación y comienza un largo fin de semana de descanso y asueto para todo el equipo.

Luxor, 3 de Noviembre 2011

To play, press and hold the enter key. To stop, release the enter key.

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom