A las 6 de la mañana viene a recogernos nuestro chofer y comienza un nuevo día en la necrópolis tebana.

 

Los días son más frescos, y se notan sobre todo a esta hora de la mañana por eso los obreros nos esperan sentados a la puerta del almacén de nuestra tumba, sentados y calentándose con el tibio sol de la mañana.

 

Nada más llegar, las sonrisas y el Sabah el full, con el que nos reciben cada mañana ya es parte de lo cotidiano.

 

El Mudir Francisco pasa lista y nos ponemos en marcha. Entre todos, realizamos las labores de limpieza del lugar de trabajo antes de comenzar, ya que, por las noches, el viento nos trae tierra y polvo que se deposita en las sillas y mesas.

 

El Rais Omar organiza como cada mañana los equipos de trabajo: unos a la criba y el más numeroso, es el que saca los escombros hacia el puesto de arriba donde se deposita. Hoy han venido los dos primeros camiones de tres toneladas que se han llevado ya los primeros escombros.

 

Hemos abierto una nueva cata la K-8 y bajaremos hasta nivelar a las anteriores catas.

 

Sergio ha seguido tomando las medidas en el exterior que plasmará en una nueva planimetría.

Luxor, 23 de Octubre 2011

To play, press and hold the enter key. To stop, release the enter key.