Amanece en la necrópolis tebana.

A las 6 de la mañana, puntual como un reloj,  viene a buscarnos nuestro buen conductor Yeled.

Recorremos los cinco kilómetros que separan nuestra casa de la tumba,  atravesando las necrópolis de los nobles y los templos de Millones de Años.

 

Todo me parece mágico! Estoy aquí, casi no me lo creo!

 

Cuando llegamos a la tumba del Visir, los obreros ya están preparados,  nos dan los buenos días y nos saludan con alegría.

 

Los dos inspectores abren los almacenes-tumbas donde habíamos dejado todo el material de trabajo del año pasado y hacemos entre todos una cadena. De los almacenes empiezan a salir, sillas, mesas, cajas, esteras para el chiringuito….

 

Alguno de los obreros antiguos, como ya saben cómo tenemos las cosas colocadas, empiezan, primero por extender las esteras de paja en la estructura de madera, otros van fijando las mismas con alambres para que no se vuelen…

 

Mientras tanto, el Mudir Francisco comienza a explicarnos más sobre la tumba y los diversos personajes que han ido apareciendo en la misma, a los largo de estas cinco campañas.

 

Parece que se ha dado la voz de alarma, y comienzan a llegar muchos obreros que conocen a los Mudieres Teresa y Francisco, ya que les saludan afablemente.

 

Francisco les va explicando que ahora hay un nuevo sistema y que para trabajar primero hay que ir a registrarse a la oficina del Servicio de Antiguedades. No les gusta mucho el nuevo sistema, pero aceptan más o menos,  por las caras que ponen y los gestos.

 

También llega a saludarnos un viejo amigo del equipo: una pareja de gorriones que tienen su nidito en una de las tumbas.

Luxor, 10 de Octubre 2013

To play, press and hold the enter key. To stop, release the enter key.